Me iba a quejar pero no lo hago

Me iba a quejar sobre lo fastidiado que lo tenemos algunos informáticos con lo de dormir. Nos cuesta conciliar el sueño cuando tenemos un asunto sin resolver, alguna aplicación encargada que se nos complica, algún soft que deja de funcionar…y cuando cogemos por fin el sueño, a las 5 de la mañana te despiertas con la solución y ya no hay quien vuelva a dormir. Eso me ha ocurrido varios días estas vacaciones, pero lo preocupante es que me lleva ocurriendo ya años.

Ya no intento desconectarme del trabajo. Sé que no lo voy a conseguir. Corriendo lo único que hago es acelerar más aun el pulso pensando en cosas del curre. De vacaciones, todos los dias he hecho, ya sea con el portátil o con el móvil, más de cinco conexiones diarias para recuperar los emails y de paso ojear algunas páginas. Ni un sólo dia he logrado obviar internet.

Ya abandono. Me rindo y a partir de ahora no voy a luchar o maldecir mi trabajo. No echaré la culpa de todos los males a la informática. Me voy a aliar con él. Otros siguen el fútbol, escuchan a diario la radio, ven la tele… yo sigo mis emails, mis estadísticas de incidencias…

Y es que tengo que reconocer, que cuando consigo terminar algo de informática bien, me gusta mi curre. Me da subidones. Lo malo es cuando fallan las cosas; entonces pienso que debería haber escogido la profesión que quería en mi infancia: pastor.

Anuncios