Hacer el trabajo de otros me amarga

Mira que me fastidia pero cada poco tiempo me ocurre. Alguien pierde SUS datos sacados para SU trabajo, o no encuentra el protocolo de una labor SUYA, y quiere, me pide, me exige que restaure esas pérdidas.

Yo, como los datos extraviados no son necesarios para mi trabajo, ni los usé ni los necesite, le digo que NO PUEDO. En ese momento, la cara del solicitante se enfurece, y me traslada las posibles consecuencias que vengan por SU ERROR en la forma de trabajar.

Y entonces, una de dos. O me calmo y contesto lo habitual, un “veré lo que puedo hacer…” o digo lo que pienso: “es tu trabajo, si hubieras tenido más cuidado…NO ES MI PROBLEMA”.

Pero si opto por la segunda opción entonces estaré dando la razón a una compañera que dice de mi: “oye borde, ¿a ti te pagan un plus por amargado o qué?”. Y debe ser cierto, porque la verdad es que cada dia estoy más “rancio”.
Anuncios