Me voy cargando

De lunes a viernes me voy cargando. Llega el fin de semana, el viernes por la tarde sigo a tope con el problema, el sábado va pasando y el domingo, sobre todo si meto alguna carrerita en medio, ya estoy casi “desintoxicado”. Pero el lunes poco a poco vuelve a empezar.

El problema es que me vuelvo paranoico con la necesidad de estar conectado en todos los sitios y a todas las horas. Necesito recibir email, pero no de todo el mundo, solo de los que yo quiera. Necesito avisos más rápidos y claros que los emails, que hay que abrirlos. Algo tipo twitter, pero no, quizá algo mejor: un gadget en el teléfono de facebook que permite ver imágenes sin pinchar en el link de twitter. Pero claro, para eso tengo que redirigir algunos emails a esos servicios; pero solo de algunas personas que me interesan, pues no sería bueno ver también los del resto de usuarios..Y además sería bueno algo tipo Evernote, para enviar en imágenes algo que luego pueda indexar y buscar y tenerlo siempre a mano. Y además los documentos, ¿sería bueno redirigir todo el correo corporativo a algo tipo gmail? ¿cuántas veces he necesitado consultar algún email antiguo y su adjunto? Varias. Hay gadgets para los teléfonos que hacen cómoda esa consulta. No todavía no me atrevo a volcerme por completo con google; privacidad y esas cosas. ¿Y si utilizo todo lo que ofrece windows live?, tengo mucho espacio para documentos, messenger, es una red utilizada…pero no me gusta tanta publicidad porno en los laterales. Pues nada, me vuelco con google. Ya, pero todavía le falta algunas cosas (el buzz está fracasando hoy; mañana ya veremos). Y además todo eso por triplicado y separado. Es decir. Una cosa seria la red púplica personal, otra la red privada laboral y otra la red pública cañera y oculta como lo de este blog. Sí, tengo por lo menos tres personalidades. Y quiero recibir lo de todos pero no revueltos. Ese es el problema. Pues nada, me creo tantas cuentas, las agrego, las hago amigos, las redirijo..ya, pero no me interesa que unos amigos personales vean la red laboral y mucho menos viceversa…Otro intento. Redirijo ciertos emails a blogs, para que queden constancia como si fueran entradas. Eso. Blogs. En wordpress no puedes hacer esto y en blogger no puedes lo otro. ¿y luego cómo los consulto? con el móvil no es cómodo. Nada, tiene que ser algo que tenga opción a la información mediante widget, pero, …….

y así dia tras dia, cada tarde es peor, el jueves es una pasada y el viernes soy capaz de preparar alguna gorda

snaptu, facebook, buzz, hotmail, gmail, picasa, evernote, dropbox, gmx, twitter, foros, y más foros, netvibes, blogs, y mas blogs, wordpress, blogger, privacidad, páginas de bancos, de la luz, del agua, del coche, contraseñas, seguridad.

¡Hasta los guevos de tanta red!

Pero llega el domingo, salgo a correr, estoy más con la familia, hago otras cosas, y resulta que todo lo que me tenía preocupado durante la semana parece algo irrisorio, todo era algo que en realidad no existía. No existen las urgencias de los emails. No existe ningún personaje de facebook, no son importantes los nicks anónimos de los foros, los blogs no aportan nada necesario en la vida de un domingo, y no existe ninguna necesidad de subir imágenes, ni de seguir tweets, ni de contestar en foros, ni de encender algún flame, y no es para nada importante disponer de todos tus documentos a cualquier hora en cualquier lugar.

Los domingos abren la mente a otra dimensión, a una bucólica pastoril en la que descubres que durante la semana tu cerebro estaba poseído por unos alienígenas. Y el lunes, ¡ay el lunes por la tarde! vuelven a por tí.

Por cierto. no todo el domingo es libertad. Que después de correr tengo la urgente necesidad de volcar mi recorrido para verlo en google earth , de anotarlo en el diario de entrenos, y de además de subirlo a algún sitio por si tengo la brillante idea durante la semana de consultarlo. Estos alienígenas no te sueltan del todo.

 

 

Anuncios