Ya no soy borde

Creo que estoy dejando de ser borde. Debe ser la edad y los palos y las pocas ganas que se tiene de crear nuevas discusiones. Y para muestra un botón: lo que me ha pasado recientemente en la elección de despachos de la nueva nave.

En un principio mi despacho estaba ubicado entre la sala de servidores y el de la visitadora. Cuando me lo enseñó el arquitecto no me gustó, pues no había puertas, la separación con la visitadora sería de un vinilo que no llegaba a cerrarse por una pared, y la pared con el pasillo no era tal sino que iba a marcarse con unos muebles bajos. La pared con la fachada una cristal completo de arriba abajo. Muchísima luz y aire, muy fashion.

Tengo que reconocer que en cuanto me enteré no me gustó la idea de tener un despacho sin puertas y encima comunicado con el de la visitadora. No es de las personas que mejor feeling mantengo.  Protesté al arquitecto con argumentos sobre privacidad, no molestarnos con el teléfono y demás.

El arquitecto propuso una solución cerrando los despachos, pero para ello, ya no serían de igual tamaño, pues la separación entre ellos tienen que ir a “una crujía”, por lo que el mio inicial sería de 60 cm menos ancho. En el momento que lo hablábamos estaba Mr Boss y dijo que como la visitadora estaba casi siempre en la calle, que yo me quedara con el grande, que total el pequeño (3m x 5m) desde luego no era tan pequeño y Mrs Visitodora no la iba a importar.

En un primer momento no me convenció, pues era una pena deshacer la igualdad y me temía que Mrs Visitadora protestara por el cambio. Los dos, arquitecto y Mr Boss que en absoluto tendría razón para decir que era pequeño, que es la mejor solución.

El mismo dia por la tarde llamo para decir que no hagan nada que todavía no lo tengo claro. Me dan de tiempo 24h para decidirme. Ya me jode con lo que tengo que hacer, y perder el tiempo en los despachitos de los niños.

Todo el mundo al que consulté me decía que adelante, que mejor cerrados. A mi cada vez me gustaba más la versión “fashion”. Al dia siguiente espero que llegue Mrs Visitadora. Se lo cuento.

  • Ah! bien, me parece bien, lo que tu decidas.
  • Vale.

Vuelve a los cinco minutos.

  • ¿me puedes enseñar otra vez el plano?

Lo ve. “Claro pero es que ahora tengo la ventana a la derecha y me voy a tapar la luz”

  • Lo dudo, toda la pared es de cristal, te llega luz por todas partes.
  • Ya pero los armarios están muy juntos a las sillas de invitados, yo creo que no podré utilizarlos si hay alguien.
  • Yo creo que sobra espacio para abrirlos.
  • ¿podemos ir a verlos juntos?

Cogemos el coche y nos plantamos allí. Le cuento que se ha desplazado su pared 60 cm y le enseño la nueva situación.

  •  Claro, es mucho más pequeño!
  • 60 cm.
  • es más pequeño que el que tengo ahora.
  • ni mucho menos.
  • es el más pequeño de toda la empresa.
  • lo dudo, el más pequeño es de Mr Almacén.
  • ¿y por qué tengo que quedarme yo con el pequeño?
  • Porque Mr Boss lo ha dicho, que yo voy a pasar aquí las ocho horas todos los dias y tú apenas utilizas despacho por estar siempre en la calle.

-¡ah no! ¿y tú que sabes los planes que tengo con Mr Boss para un futuro? Lo mismo paso todo el dia aquí!

  • Te digo lo que me ha dicho.
  • Pues no, ¡en el anterior trabajo yo tenía un despacho el doble que éste, ahora no voy a ir a menos !

Allí me acordé de Wardog, de su rapidez mental para responder en estas situaciones. Yo la verdad, al ver que la situación era cada vez era más tensa y que ella la estaba cagando, opté por la callada. Encima luego me enteré por otra fuente que ella en el anterior trabajo no tuvo despacho. Penoso.

  • pues no, Borde, tú si quieres te quedas con el pequeño, yo me quedo con el grande. Tú veras.
  •  Pues ya veré.

Regresamos hablando en el coche de vanalidades. Justo cuando llegamos me pregunta:

  • ¿entonces que vas a hacer del despacho?
  • Pues pensaré si me quedo con el pequeño o lo dejo como estaba antes.
  • Pues eso.

Mando email a Mr Boss y al arquitecto. Que no le gusta. Que dice que es pequeño. Que si quiero que me quede con el pequeño que ella se queda con el grande. Pasé de relatar todo lo sucedido. Que los emails quedan escritos y levantan mala cizaña.

Contesta Mr Boss diciendo que mejor le damos a ella su despacho, que incluso le hacemos un anexo para sala de reuniones y que él se queda el pequeño. No sé si lo dijo en serio o en guasa. Me preocupa.

Contesta el arquitecto diciendo que “no es objetivo” decir que un despacho de 3×5 es pequeño.

Les contesto a los dos diciendo que de verdad prefiero la opción fashion sin puertas, con muebles bajos y vinilo de separación. Luz y aire, tamaños iguales y el no tener que recordar cada dia que vaya a trabajar el episodio anterior (esto último lo omití). El arquitecto me da la razón. Me preocupa.

Al dia siguiente Mr Mostachos me dice que por qué no cedo y me quedo con el pequeño, que es un despacho cojonudo. Mr Mostachos y Mrs Visitadora se llevan bien pero que muy bien. El resto de compañeros me dicen que no ceda, que lo dijo Mr Boss y que se aguante.

Bueno, y eso es todo… de momento.  ¿Soy o no soy un pringao? El Borde se está yendo minuto a minuto. Espero que con ello gane en tranquilidad. Dejo las borderías para que las haga Wardog o Elteleoperador y así me rio yo al leerlas y ellos la sufren.

Actualizo 10-03-2010 14h20:

Mr Mostachos, Mrs Visitador y ¡Mr Presidente !estuvieron tomando una caña durante una hora antes de que Mr Mostachos me propusiera ceder. Mrs Visitadora posteriormente se reunió con Mr Boss.  Luego viene Mrs Visitadora a preguntarme qué había decidido. Le contesto que versión fashion sin puertas al campo. Se calla y se va.

Mr Boss dice que quiere hablar conmigo sobre el tema mañana.

Rollitos de empresa que lo único que hacen es joder el ambiente y disminuir la productividad. Ya veremos mañana.

¡Espacio luz y silencio!

Anuncios